Seguidores

sábado, 3 de septiembre de 2011

Fanfic de Xaver, CAPÍTULO FINAL!

Hola!!
Bueno , hoy os traigo el último capítulo del fnfic de Xaver. Me he intentado resistir a publicarlo [gracias a mi razonamiento de: si no lo publicas, no se acaba nunca], pero finalmente desistí, porque es un final me merece la pena leer. Muchas gracias a Xaver, por enviarnos su fanfic con tanta constancia, y paciencia ^^ Mañana subiré el épilogo ^^
Sólo deciros que ojalá que lo disfruteis tanto como yo, y agradecerle una vez más a Xaver que haya compartido su fanfic con nosotros ^^
Allá va!

CAPITULO 11

-Sabía que llegarías hasta aquí James- responde con esa maldita sonrisa en la cara –me hubiera sentido decepcionado de que en medio de este caos no te tuviera cerca. Mientras habla noto que Joseph aun no ha salido del shock



-Es una lástima que la hermanita no fuera resistente al fuego, pero de eso tu sabes mucho ¿verdad mocoso quemado?- dice Marcus de repente llamando la atención de Joseph, jugando con él y su historia con el fuego. De cómo le quito la niñez, de cómo casi acabo con su alma, de cómo acaba de quitarle a Prim.



-¡No hables así de ella!- grita Joseph lanzándose contra Marcus



-Mala elección chico- responde Marcus y empieza a agarrarlo a golpes como si fuera un saco de boxeo. Joseph no puede contenerlo. Emprendo el ataque para ayudarlo cuando una explosión causa que un montón de escombros me caigan encima. En poco tiempo el chico queda irreconocible.



-¡Déjalo en paz!- le grito a Marcus mientras intento liberarme de la prisión de ladrillos.



-¿Quieres ir con la chica muchacho?- dice Marcus sujetando fuertemente a Joseph del cuello–¿acaso era tu noviecita?, bueno, no olvides saludarla de mi parte.



-¡No!- grito cuando veo a Marcus romperle el cuello.



-Eso nos deja a nosotros dos- me dice sujetando aun el cuerpo sin vida de Joseph  para luego aventarlo hacia un lado y arrojar su rifle hacia el otro lado-espere tanto por esto James, se que tu también lo deseas con ansias, es una lástima que nos estés al 100% de tus habilidades- doy todo mi esfuerzo para zafarme de los escombros, una vez en pie recojo mi pica del suelo.



-¿Qué trágico no?- continua sin parar de sonreír –el amor James, tan hermoso y tan destructivo, pero no tengo que decirte nada de eso, ambos sabemos lo que puede causar ese estúpido sentimiento.



-Aun te gusta hablar de ello ¿verdad Marcus?- le digo mirándolo a los ojos.



-Claro que sí, es decir, de no haber hecho lo que hice no hubiese ganado los juegos del hambre, y papá y mamá hubieran tenido que llorar la muerte de uno y sus hijos- responde sarcásticamente- no espera, no hubieran llorado mi muerte, esos viejos siempre me odiaron, tú eras el gemelo bueno, yo el malo, vaya estereotipo ¿no es verdad?



-No hables de mis padres…



-¿Por qué?, ¿Por qué yo los mate mientras tú estabas en tus juegos, es eso?- responde y luego vuelve a sonreír -¡Te diste cuenta! ¡Felicidades hermanito!, veras, no fue tan difícil, ellos estaban enfermos y cualquier rato se iban a morir, ambos lo sabemos. Nadie noto cuando los envenene, aunque una persona en especial se dio cuenta de todo, si, Alice sospechaba algo.



-¡Cállate!- le grito mientras empuño mi arma con todas mis fuerzas. El borra su sonrisa finalmente y empieza a sacar su verdadero ser a la luz.



-Tú no la merecías James- dice mirándome a los ojos de la misma forma en la que yo lo miro a él –la muy estúpida te prefirió hasta el último instante, pero no te preocupes hermanito, me asegurare de que la vuelvas a ver. Llego el momento de saldar cuentas.



-Voy a matarte, maldito idiota- le digo con toda mi ira. Después de tantos años, de tanto dolor, solo siento una cosa por mi hermano: odio, un inmenso odio.



-Adelante imbécil- responde Marcus desenvainando su espada cuando abalanzo contra él empezamos a pelear, cada movimiento mortal, cada ataque nos nace desde el fondo de nuestro ser, regresamos a la arena de los juegos del hambre, regresamos para matar al otro.



La especialidad de Marcus son las espadas, pero aún así logro esquivar muchos de sus ataques, sin embargo logra ser más veloz que yo y me hace un corte en el brazo, embiste contra mí pero lo esquivo una vez más y le devuelvo el favor.



-Vaya James por lo visto has mejorado, ¡sin embargo yo también aprendí trucos nuevos!- dice Marcus en el momento en que me lanza ceniza al rojo vivo directo a los ojos. El ardor es horrible pero aun confió en mis otros instintos y logro evadir un ataque de su espada cayendo de espalda al suelo.



Inmediatamente Marcus se lanza hacia mí y pone su rodilla sobre mi cuello para asfixiarme, ejerciendo presión con fuerza, empiezo a buscar con mi mano algo para defenderme, si no me lo quito de encima pronto quedare inconsciente, entonces logro sentir un ladrillo y lo impacto en la frente de Marcus abriéndosela por completo.



Me levanto lo más rápido posible para clavarle la pica en el cuerpo, pero cuando doy la estocada el logra tomar la punta del arma para luego darme un golpe con la rodilla directo al estomago quitándome el aire y seguir con un puñetazo directo a la boca rompiéndome todo el labio. Entonces intenta cortarme en dos con la espada pero falla una vez más y le doy un codazo en el pecho y un cabezazo hacia atrás para alejarlo.



-Al diablo con las armas- gruñe mientras su nariz empieza a sangrar –te matare con mis propias manos.



Cargamos contra el otro, lo tumbo al piso y empiezo a golpearlo en la cara, al cuarto golpe Marcus logra recuperarse e invierte la situación intentando estrangularme por la espalda, me pongo de pie como puedo y lo impacto contra la pared de la casa de donde salimos, las explosiones han causado que empiece a incendiarse por la parte posterior. En el forcejeo entramos a la misma por una de las ventanas.



Marcus decide aprovechar los cristales rotos e impacta mi rostro contra ellos varias veces -¿Te resulta familiar James?, porque acabaste igual cuando estuviste en los juegos del hambre- me dice antes de arrojarme contra la pared. Mi rostro está totalmente cortado y las heridas no tardan en sangrar, toma carrera para patearme directo a la cabeza pero logro reaccionar y evitar el impacto. Logro ponerme de pie y hacer que se dé con todo contra la pared cayendo sobre rodillas. Marcus queda atontado e intenta pararse.



-Mi rostro está bien, a propósito, ¡recuerdas esto!- le digo antes de reventarle el ojo izquierdo con los dedos.



-¡Mi ojo, maldito hijo de perra!- grita Marcus mientras se tapa la cuenca vacía con las manos, aprovecho la situación y empiezo a darle golpes al lado izquierdo del rostro, sin embargo Marcus desarrollo logra recuperarse una vez más, me toma del brazo tumbándome contra el suelo y lo patea de tal forma que prácticamente me lo rompe. Intento arrastrarme y el intenta estrangularme de nuevo.



Mientras peleamos el caos afuera es incontrolable, los agentes de paz dan todo de sí para acabar con los rebeldes. Fue premeditado pensar que la peor parte de la guerra ya había pasado, la masacre está sucediendo aquí.



-¡Ustedes no ganaran la guerra James!- grita Marcus mientras intenta desfigurarme el rostro con ambas manos tomándome por la espalda-¡Sin importar si Coin o Snow se queden con el poder los juegos continuaran y los distritos desearan no existir!



-Katniss está viva, ella liberara a Panem ¡y no puedes hacer nada para evitarlo!- grito mientras liberarme tomando del brazo a Marcus y arrojarlo contra una de las paredes. Logro impactar dos patadas en su estomago, el intercepta la tercera y me levanta para tumbarme al suelo, se pone de pie y siento sus botas golpear mis costillas. Sin embargo logro atajar la segunda patada y lo hago caer de rodillas. Entonces me lanzo hacia él para acabarlo definitivamente.



-¿Sabes qué?, cambie de opinión- dice de pronto y siento un cuchillo clavarse en mi costado –así está mejor ¿no crees?- ríe mientras gira el puñal como un desarmador para incrementar el daño.



Caigo inmediatamente al suelo, me abrió el costado derecho de par en par, intento reincorporarme pero no puedo.



-Siempre fuiste débil James, una escoria- dice triunfal mientras me pone de pie tomándome del cuello apoyándome contra la pared y así mirarme a los ojos-una vergüenza para la familia, para los vencedores de los juegos del hambre, para todos. Lo increíble es que nadie lo notara, que tu acabaras siendo el centro del mundo- entonces vuelve a sonreír -pero en vista de que te vas a morir te hare un favor.



Intento contraatacar, golpearlo pero el desangramiento me ha restado fuerzas. Es entonces que se acerca a mi oído y lo dice.



-“Tengo miedo James”- me susurra al oído fingiendo una voz frágil para luego pasar a una voz cruel y despiadada –fue lo que susurro cuando antes que le dijera que ardiera.



Entonces regreso a ese bosque, no es el lugar donde yo estuve cuando gane los juegos del hambre, es el bosque donde Alice participo. Ella era de mi distrito, Marcus y yo sentíamos algo por ella, tan pronto regresé como vencedor le prometí que la haría mi esposa y contrajimos matrimonio en secreto. Cuando sus padres se enteraron se pusieron furiosos, ellos nunca me habían aceptado a mi o a Marcus, sobre todo su padrastro ya que ella heredaría el negocio familiar. Entonces uso sus influencias y al año siguiente ella fue escogida como tributo del distrito 6, no pude hacer nada para evitarlo. Todo viene a mi memoria: el momento de su entrevista, cuando la vi en el desfile, cuando fue presa de las mutaciones que abundaban en su arena, el día en que me entrevistaron cuando ella quedo entre los 8 finalistas, el momento en que se enfermo al comer una baya envenenada lo que le causo alucinaciones, el rayo que incendio gran parte del bosque cuando solo ella y Marcus quedaban vivos. Marcus golpeándola, Alice susurrando algo que no entendí hasta hoy y Marcus arrojándola a las llamas para luego reír mientras ella se quemaba viva.



-Ella sabía que iba a morir, ella misma me lo dijo- logro decir con dificultad –yo la ame, la ame como a nadie, supe que no regresaría cuando enfermó, ella estaba a un solo golpe de caer, y aun así la destrozaste y lo disfrutaste- entonces lo miro a los ojos -¿Por qué?



-Lo único que hacia Alice en los entrenamientos era hablar de ti, como si yo no existiera- responde –como siempre, el idiota de Marcus Harrison era rechazado nuevamente, ¡entonces vi que ella no era más que una maldita engreída!- dice alzando la voz–y no iba a soportar los rechazos de nadie más. Decidí entregarme a mi verdadero yo,  ¿quieres saber por qué lo hice?... lo hice por diversión



Lo miro atónito, Marcus siempre fue un peligro para la sociedad, intente ayudarlo pero no pude, pero aunque me cueste decirlo, acaba de superarse a si mismo.



-¿Sorprendido?- dice fríamente –no miento James, fue por diversión, la diversión de tener la oportunidad de matar a 23 personas y ser famoso y amado por ello, a un asesino en serie despiadado lo cuelgan o lo fusilan en público y la gente lo exige, pero a un vencedor no, a nosotros los vencedores nos aman, a ti te quisieron cuando ganaste, pero a mí, a mí me adoraron. El Capitolio me integro al grupo de Agentes de Paz al ver mis habilidades- entonces veo sobre su hombro noto que el incendio de la casa donde estamos ha avanzado bastante.



Es obvio que no eres nada- continua Marcus –yo soy el mejor, ¡el mejor!



-Te odio Marcus…



-Dime algo que no sepa



-Pero por primera vez, siento algo más- le digo mirándolo a los ojos –tienes razón, nunca fuiste lo suficientemente valorado, en parte es mi culpa. No te apoye cuando debía y nunca me lo perdonare.



-Ay, por favor- responde haciendo una mueca.



-Pero aún así siempre te quise, porque sabía que podría contar contigo, luego empezaste a hacer miserable la vida de los demás, a regocijarte por ello, a intentar olvidar tu propio sufrimiento…



-¿Cuál es el punto de todo esto James?



-El punto es que eres un pobre infeliz- digo mirándolo a los ojos -intente ayudarte cuando éramos niños, lo intente, pero no pude. En respuesta acabaste con la familia, y asesinaste a golpes a la persona que asegurabas querer. ¿Sabes que siento ahora por ti? Siento lastima… tal como lo oyes, ahora entiendo que tan desgraciada y miserable debe ser tu vida…



-Cállate, cállate, cállate ¡Cállate!- grita Marcus aumentando la presión sobre mi cuello –Tú no eres mejor que yo James, y hoy morirás. ¿Algo más que decir hermanito?



-Solo una palabra...- respondo con dificultad –una… una que te debe ser muy familiar…



-¿Cual?



-Arde...- gruño con lo que me resta de fuerzas empujo a Marcus hacia el fuego, el cae directo a la hoguera, las llamas lo envuelven, él grita y maldice mientras estas lo consumen. Me quedo observando, disfrutando cada segundo, esta era mi oportunidad. Después de un tiempo simplemente cae y deja de moverse.



Salgo arrastrándome de la casa con la ayuda de las paredes, dejándolas manchadas de sangre en el proceso, cuando estoy por fin afuera lo veo, los rebeldes agitan sus armas, las banderas con el Sinsajo ondean al viento, mientras que otros vigilan a numerosos agentes de paz que están con las manos arriba. Ganamos, ojala los demás estuvieran vivos para ver esto.



Caigo de rodillas y aprecio el panorama una vez más, ella lo hizo posible, con Giles y Marcus muertos y ella viva Coin no podrá hacer nada –Gracias Katniss– pronuncio y miro al cielo por última vez antes de sentirme caer de frente al suelo, no sin antes sonreír.


Allá voy Alice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario