Seguidores

miércoles, 6 de julio de 2011

Finnick Fanfic By: Andii + aviso a GORKA ^^

Hiii!!
Primero empezaré por el aviso a GORKA porque supongo que es importante. Te dejé un mensaje en el Blog Oficial pero supongo que no lo habrás visto.
Desgraciadamente, no he recibido el segundo capítulo de la historia de Haymitch, si no es mucho pedir, me gustaría que me la volviese a enviar porque no nos puedes dejar en ascuas XD ¡Muchas gracias, Gorka! :D
En esta entrada, os dejo además, otro MARAVILLOSO fanfic escrito por Andii (síii, la chica que escribió el súper fanfic de Haymichito). Creo que Andii y yo nos entendemos bien porque ha escrito precisamente sobre mis dos personajes preferidos XD (aunque Haymitch siempre tendrá el lugar más especial *3*). Efectivamente, el fanfic es del maravilloso bombonazo del Distrito 4, Finnick Odair. ¡Aquí os lo dejo!

Mientras Johanna y Peeta esperan en la orilla, entro con Katniss en la selva de la arena y saco un cuchillo para hacer un agujero en un árbol y sacar el agua. La verdad es que me cae bien. Creo que yo también a ella, pero claro, en la arena uno nunca sabe en quién confiar... La verdad es que no me tragaba lo del romance. Hasta que Peeta se chocó con la barrera y se murió. Sí, se le había parado el corazón, pero conseguí revitalizárselo con el aire que le metí haciéndole el boca a boca. Luego despertó y eso fue cuando Katniss empezó a hacer esos ruidos raros desesperados más fuertes que un batallón de elefantes soplando con su trompa. Entonces tuve claro que algo sí que sentía por el niño-panadero. Sí. No había sido todo fingido. Ahí hay algo, algo fuerte y verdadero. E intuyo que ni siquiera Katniss lo sabe muy bien. Todo esto me está haciendo pensar en Annie, así que intento cambiar de tema mentalmente.
Empiezo a agujerear el árbol con el cuchillo cuando oímos el grito. Es la voz de una niña pequeña. Me resulta familiar pero no la reconozco. Katniss sí. Sale corriendo desesperadamente, gritando tropezando.
-¡Katniss!- grito - ¡Espera!
-¡Prim! ¡Prim! - la oigo gritar. Claro. La voz era de su hermanita pequeña. Pero ¿cómo ha llegado hasta aquí?
Salgo corriendo tras ella, con el cuchillo todavía en la mano, pero me lleva unos segundos de ventaja y no consigo alcanzarla. Sigo oyéndola gritar, corriendo como una posesa, sin parar. Sigo corriendo y de pronto dejo de oírla. ¿Le habrá pasado algo? Si es así, los rebeldes me van a matar. Mi misión es protegerla. Además me cae muy bien, no quiero que le pase nada. Cuando la alcanzo, está rodeando un árbol. Está bien. Menos mal.
De pronto apunta con una flecha hacia la copa del árbol y la suelta. Un pájaro negro cae, atravesado por ella. Y lo comprendo. Es un charlajo, imitando la voz de su hermana.
Y entonces oigo el otro grito. Inmediatamente noto como mi cerebro dispara adrenalina por todo mi cuerpo, y un terror que se hacerca casi a la locura me hace salir disparado hacia el sonido. El corazón, latiendo a mil por hora, me da vuelcos.
-¡Annie! ¡Annie! ¡Annie! - chillo, con la voz ronca- ¡Annie!
Siento las lágrimas correrme por la cara.
Se vuelve a oír el grito. Largo, agonizante.
Sigo corriendo. Todo se nubla a mi alrededor. Los árboles se curvan y se mueven, el mundo da vueltas.
Oigo a Katniss. Lejana. Como en otro mundo.
-¡Finnick! ¡Finnick! ¡No es tu... Annie! ¡Solo es un charlajo!
Pero sigo corriendo hasta que llego a otro árbol donde está posado un pajarillo negro, con el pico abierto, gritando con la voz de Annie.
Katniss aparece por detrás y le dispara con una flecha. El pájaro cae y lo levanto. Mis más profundos temores me carcomen. Se confirman. El pájaro no hace sino asustarme aún más. Un dolor intenso me aprieta el alma.
- Finnick. Es sólo un charlajo. ¿Lo ves? Tranquilo.- murmura Katniss.
Pero no estoy tranquilo.
-Katniss. ¿No lo entiendes? Alguien, en alguna parte, está haciendo a Prim y a Annie gritar así.
Veo como el color desaparece de su cara al comprender lo que estoy diciendo. Los dos a una salimos corriendo hacia la orilla. Las ramas me arañan la cara, las lianas se enrollan entorno a mis tobillos, pero sigo corriendo. Estoy a punto de dejarme caer en la orilla, pero reboto de cara con una pared de cristal invisible y me empieza a sangrar la nariz. Caigo, acurrucado en posición fetal en el suelo blando de la selva, impotente.
La cordura me está abandonando lentamente, y la locura va ocupando su lugar.
Katniss tambiés se ha chocado. Ahora está poniendo la mano en el cristal, y en el otro lado, Peeta la apoya en el mismo sitio donde está la de ella. Johanna nos mira sorprendida. Beetee sigue tumbado en la arena. La pared de cristal es insonorizadora. No se oye nada al otro lado. Y veo todo borroso, dando vueltas.
Miro hacia arriba y distingo manchas negras, figuras nubladas por las lágrimas. Y empiezan otra vez. Un coro de horribles gritos llena el aire. Cierro los ojos. Oigo gritos de gente que conozco, a la que quiero. Mi familia. Mis vecinos de la Aldea de los Vencedores. Pero sobre todo Annie. Grita, grita, grita sin parar, como si la estuvieran torturando. Annie, ¿donde estás? ¿Qué te están haciendo? Annie, te quiero. Pronto estaré contigo. Aguanta, Annie. Me casaré contigo, viviremos juntos. Pero aguanta, Annie.
Aguanta.
De pronto los pájaros empiezan a irse y la barrera de cristal desaparece, después de que se acabe la hora que trae el horror de los charlajo. Vei que Katniss sale. Pero yo me quedo ahí en el suelo, enroscado, con los ojos cerrados y los oídos todavía tapados en un intento vano de dejar de escuchar los gritos. Por fin, no se oyen. Pero sigo con el corazón roto.
- Vamos, Finnick. - dice Katniss, entrecortadamente. También lo ha pasado mal. Una palidez inhumana le inunda la cara, y sus hojos reflejan profundo terror.
Me arrastro hasta la orilla a duras penas.
-Peeta, Peeta, era Prim. Y mi madre. Y Gale. Y sus hermanos. Peeta, estaban gritando. No paraban. Eran charlajos. - le dice Katniss a Peeta desesperadamente.
- Exacto. Eran charlajos. No ellos. - le responde.
-Pero ¿de dónde sacan los gritos? Peeta, ¿qué les están haciendo?
-Katniss, tranquila, solo habrán distorsionado sus voces. No los habrán torturado. Katniss, eso haría que mucha más gente se pusieran en contra del Capitolio.
Dejo de escuchar con atención la conversación, pero están diciendo algo sobre que cuando quedan ocho finalistas tienen que hacerles entrevistas a los amigos y familiares de los tributos, y que si los matan no pueden hecérselas.
Me agarro a ese pedacito de esperanza, intentando no ahogarme en la angustia que amenaza con destruirme.

ATT: KoypeMocking (Admin!!)

1 comentario:

  1. Gracias por publicarlo, Koype <33333
    sí que nos entendemos bien :DDDDD
    Besitos desde el-Panem-imaginario-encerrado-en-mi-cabeza!!
    Andii

    ResponderEliminar